lunes, 11 de octubre de 2010

¿Guolverin? ¿Quién?

Que cholulos que somos los uruguayos. Nos gusta decir que no, pero lo somos. Si no, no se explica la tormenta mediática que se desató la semana pasada por la presencia del actor Gene Hackman, que vino a filmar un comercial de té Lipton. Que por las fotos, todos bien dijeron, sea igual al de ANDA con Natalia Oreiro pero con una letra en inglés. Algo onda, “We all have a plan / we all can llegate, life is a regal, don’t stop dreaming”.

No, está mal. Perdón. No es Gene Hackman. Es Hugh Gackman. No. ¿Jack Jackman? Estoy confundido. Me confundió la nota de Tenfield, una que mencionó Darwin en No Toquen Nada, donde parece que lo confundieron con un luchador, Jared Hamman. Un tipo del cual nadie sintió hablar nunca, por lo menos en Uruguay. Y acá salta el cholulaje del uruguayo. Porque aunque no tenga idea de quién es Hugh Pacman, cuando le dicen que hay alguien famoso en el Parque Central, responde con total seguridad “Claro, Jar Jar Harmands, ese que sale en la tele. Y pelea. ¿Cómo no lo voy a conocer?”. En lugar de averiguar quién es. Respuesta que se obtiene de forma tan sencilla como preguntarle al interlocutor, en lugar de fingir conocimiento. Y cuando pasamos raya, vemos que no hay forma de que confundas a Jack Geneman con Jared Hamman, porque no se parecen en nada. Bueno. Son humanos. Tienen ojos nariz y boca. Y músculos. Y Hugh Heffman pelea en esas películas que hace de superhéroes.

Jared Hamman y Vittorio Gasman. Dos gotas de agua.

Pero claro, admitir ignorancia no es cholulo. Corregirla sí es cholulo. Como hicieron en la nota de Tenfield, donde arreglaron la nota y sacaron a Jared Hamman y dejaron a Chuck Hughman. Pero se olvidaron de sacar una. El título del párrafo nada menos.



Es lindo ser cholulo, si. Y hacerle sentir al personaje importante que uno siempre lo quiso, y lo respetó, y le sigue la trayectoria desde hace años y entonces el te da la mano, vos quedás contento, y después le contás a todos tus amigos en todos los asados de ahí en más que Jack Parkman es tu amigo personal. Es bueno, por si la alcahuetería esa no es suficiente, tener algún gesto adicional que muestra esa admiración por la figura. Por ejemplo, si representás a un cuadro de fútbol, regalarle una camiseta de ese cuadro. O un carné de socio vitalicio. Porque le regalaron dos. A su nombre, Jack Geneman, y otro a nombre de su personaje más conocido, Wolverine. ¡Con lo que les gusta a los actores que los encasillen en un solo papel!

Todos queremos ver ese carné. Bueno, tenemos la suerte de haber accedido a ese material junto a unas versiones previas del mismo que hicieron de prueba, que terminaron desgastadas.

Primera versión. Tenían problemas para darse cuenta como ponían nombre y apellido de Wolverine. Vigencia por un solo día, total, iba a ir solo ese día al Parque Central.

Segunda versión. Cambios en nombre y apellido. Vigencia extendida por una semana, que es el tiempo que se quedaba Chat Chatman. Quedaba feo, mirá si quería ir de vuelta o jetear con algún amigo actor, tipo Roberts de Nilon, por tener carné de Nacional.

Tercera versión. Nombre corregido. Carné de socio vitalicio, total, no va a volver nunca más. Total, es australiano. No se iba a avivar, como los uruguayos, que nos das la mano y te agarramos el brazo.

1 bomba(s) no tirada(s):

Anónimo dijo...

Eh?? no era Hugh Hefner el que vino?

 
Powered by Blogger