jueves, 17 de diciembre de 2009

Esos locos bajitos

Apenas vi este aviso, debí sospechar que algo andaba mal.



Como bien dicen los amigos de Teverec, que subieron este aviso que ya tiene cinco años, esto parece un reclame de un programa para niños. Cornetitas, serpentinas, globitos, papelitos picados, todo cosas que divierten niños. Y Rafi nos mira, sonriente, cagandose de risa podemos decir, diciendo “vení, acompañame, el domingo vamo’ a festejar”. Habla como si fuera un payaso. Nos dice “chicos, chicos, vamos a divertirnos todos con las listas del Frente que tienen más colores que las otras que son aburridas awwwwwww” (pucher face). Claro. Así uno le habla a un gurí chico. Así se convence a un gurí chico.

Digo, no es que diga que la publicidad es mala por eso. En general, toda la propaganda política apunta a un estereotipo de votante. Esta, en especial, apunta a un estereotipo que no es usual: el niño. Y digo yo: ¿a quien se le ocurre? Los niños no votan. Pero la publicidad es infantil, inmadura. No se que dice eso del sector, o de su líder, pero como dije, debí de haber sospechado algo raro.

Y ahora vuelvo a acordarme de todo eso. Pasan cosas de niño chico cerca de Michelini. No hace tanto se metió en esa cama fantástica, armada por si mismo y por Pedro Bordaberry, en Zona Urbana. Michelini se presentó como un pobre tipo, engañado en su buena fe, grabado clandestinamente por Bordaberry. Bordaberry se presentó, como un tipo dispuesto a hacer cualquier cosa por defender a su padre. Y los resultados están a la vista. La gente aparentemente, cuando se trata de política, prefiere a los lobos antes que a los giles.

¿Y ahora? Nos enteramos que se venía preparando desde hace mucho tiempo para ser Ministro de Transporte. Mucho tiempo, bah, no es que venía desde hacía una vida entera trabajando como Ingeniero Vial, sino que parece que había hecho unos cursos en Chile. Vaya uno a saber como se le puso esa idea en la cabeza. Es que a los niños se les meten cosas locas en la cabeza. Que hay platos voladores. Que Mario Olivero Troise es simpático. Que te van a dar el Ministerio de Transporte porque hiciste unos cursos.

El final de la historia es que parece que como hay alguien mejor preparado que él en su sector, que hizo bastante más que unos cursos en la Pitman, lo ponen a ese de ministro y se acaba la cuota del Nuevo Espacio en el gabinete, de acorde al porcentaje de votos que le tocó. Te quedaste sin los caramelos, Rafi. Y todos sabemos como son los niños cuando se enojan. Berrinches. ¿Echamos a Lorenzo fuera del sector, para que nos tengan que dar un ministerio a nosotros? ¿Pedimos que nos inventen un ministerio nuevo, con todo el gasto que implica, para que nos dejen contentos? Esa es una opción especialmente adulta y madura. Fijate, no hay ministerio o dominio del conocimiento humano que no se domine a la perfección con unos cursos. ¿Me inventan el Ministerio de Prospección Petrolífera? Fácil, hago curso en Mapá. O más fácil, voy directo a Wikipedia. Seguro que ahí se explica bien que es eso del petróleo. Pará, se me ocurrió una opción mejor. Ministerio de la Guerra. ¡Si acá nunca hay guerra! Para ese ni curso hay que hacer, total, nunca se va a probar tu idoneidad para el cargo.

Mientras piensa todo esto, el niño ya está tan nervioso que se está autoadulando en tercera persona. Pero ya se va calmar. No porque obtenga lo que quiere, sino porque viene un adulto responsable, le inventa un verso, le dice que lo va a pensar, y lo deja solo hasta que se duerma. Y esto pasa al olvido, como todas las historias de niño.

Es que los niños te venden cualquier historia. No por maldad, porque son chicos. Uno como adulto, debe asumir la responsabilidad de distinguir cuando son sinceros y cuando su condición de niño los traicionará. Si Rafi los invita a su próximo cumpleaños y en una muestra de madurez les dice “no, no me traigan regalo porque a mi el regalo no me importa”, no le crean. La realidad es que el que no trae regalo no entra. Así que ahórrense el disgusto y sencillamente no vayan.

2 bomba(s) no tirada(s):

andal13 dijo...

Ah, si hubiera Ministerio de Pucheritos y Trompitas, el cargo no te lo sacaba nadie, m'hijo...

Blondiepower dijo...

Se enojo Rafita!!!

 
Powered by Blogger