viernes, 6 de marzo de 2009

Columnista Invitado - No se maquilla

Por Miguel Lucchetti.

El pasado martes 24 de febrero, en ‘la diaria’, se pudo leer un artículo sobre la campaña publicitaria que el precandidato del Frente Amplio, José Mujica, tendrá en los próximos meses. Mujica ha incorporado como asesor al publicista Francisco Vernazza, fundador y presidente de la agencia Grey, que trabajara a titulo personal, no en nombre de la agencia.

Lo interesante de todo esto es que Mujica había comentado hace tiempo que las agencias de publicidad no le iban a sacar “un peso”. En la nota se consulta a Nestor Delgado, responsable político del equipo de comunicación del candidato, al respecto. Este comenta que esto es una exageración porque “plata siempre gastas en una campaña”.

Además aclara que la publicidad se hace “desde la organización política, que es todo lo contrario a contratar una agencia de publicidad que te elabora todo”. Es decir, que los que llevan a cabo la realización son los militantes. Finalmente, agrega que hay una diferencia de costos “incalculable” al poner a trabajar a la militancia.

Todo esto nos hace rever los dichos de Mujica con lupa. El claramente había dicho que las agencias de publicidad no le iban a sacar un peso, lo cual puede ser interpretado de la siguiente forma. El, siendo un candidato auténtico, que no se engomina, habla como el pueblo, no usa photoshop y no se maquilla, no iba a recurrir a los arteros trucos de una agencia de publicidad, dedicada a lavarle el cerebro a la gente y llevarlos por la senda del consumo, sea de un candidato o de un producto. Pero es claro que un candidato que no se anuncia no puede triunfar porque no es conocido por la gente. Los politólogos saben bien que esa es la razón por la cual, por ejemplo, Omar Freire es derrotado elección a elección: por la falta de aparato que con empuje lo publicite.

Aquí es donde podemos ver la brillantez del candidato del Frente Amplio. Mujica ha ideado un aparato publicitario que deja de lado la estructura intrínsecamente amoral de las agencias de publicidad, apelando a que la militancia lo ayude y con un asesor, Vernazza, que lo apoya a titulo personal y que claramente al ser un profesional no se saldrá de esa línea. En pocas palabras: mientras que apelar a una agencia de publicidad nos recuerda a la politiquería y a lo peor de las viejas generaciones que han ostentado el poder, Mujica se renueva apelando al dejar que el pueblo organice su campaña. Eso es ser pueblo, ser Uruguay.

Algunos interpretaran que él dijo eso de que no le sacarían un peso en uno de esos momentos donde a veces dice demasiado, y que en realidad no lo meditó. Es claro que hubo un profundo pensar en esa frase y se refleja en la coherencia de lo relatado por la nota de ‘la diaria’ que estoy citando. Y si de incoherencia hablamos, antes tendríamos que analizar toda la trayectoria de Mujica. En noviembre pasado, Mujica hablo de tener mano dura con las drogas y el drogadicto, de “agarrarlo del forro y meterlo en una colonia”, postura que sigue manteniendo en toda su dureza y solidez. No hay incoherencia en Mujica, solo el más eficiente de los cálculos.

Incoherencia sería que usara los clásicos recursos de todas las campañas. El golpe bajo o apelar al sentimiento. Por ejemplo, si se identificara con una figura de fuerte arraigo popular como podría ser Gardel. “El Pepe es como Gardel: cada día gobierna mejor”. Que triste contraste que tenemos al mirar a las filas de enfrente. En el Partido Nacional Lacalle prometió que su campaña no sería como un reclame de jabón porque esa forma de hacer publicidad era parte del pasado, y ahora lo vemos por toda la ciudad como si de un paquete de Skip se tratara. Miremos al senador Heber, que denuncia a Astori por iniciar su campaña fuera de fecha, pero a la vez es parte de un partido que ya ha llenado la ciudad de carteles de plástico que es sabido que son extremadamente dañinos para el medio ambiente. Que tristeza.

0 bomba(s) no tirada(s):

 
Powered by Blogger