martes, 10 de febrero de 2009

Una ayuda espiritual, nada más

Por æclipse µattaru y Diego Suárez del Corral, un equipo más temible que el formado por Francella y Gino Renni. Yo soy Francella. Canté primero.

Mirá atentamente la siguiente imagen ...









Nada, ¿no? Un montón de rayitas que todavía te van a terminar dando un dolor de cabeza si las mirás mucho rato.


Ahora empezá a alejarte del monitor lentamente, manteniendo la vista fija en la imagen.


¿Y? ¿Qué talco? ¿Lo conocés?


El punto de este ejercicio no es sólo espantar a los menores de edad, que de cualquier manera no tienen nada que hacer en un sitio claramente apuntado a un público adulto, como se puede desprender de los tópicos serios y complejos que se tratan habitualmente así como de la apabullante cantidad de puteadas que aparecen sin ton ni son; sino ilustrar un principio muy importante: Muchas veces tenemos las respuestas delante de nuestros propios ojos, pero sólo podemos verlas si tomamos distancia para observar la imagen en perspectiva.


Tomemos al departamento uruguayo de Colonia, en el cual algo olfatea sospechoso desde hace rato, y no es el queso. Pero como en el dibujo subliminal de Pedobear, si bien las señales están ahí desde hace tiempo, sólo recientemente se empezó a hacer evidente un diseño.









Tenía toda la intención de poner una colegiala enana en homenaje a ésta nueva sociedad investigadora, pero no pude conseguir; así que me fui al extremo diametralmente opuesto. Una especie de homenaje por el método del absurdo, como quien dice. -æco.
(Click para ampliar)

A comienzos de 2006 aparecía en la ciudad de Juan Lacaze una minita que prendía fuego las cosas; pero el caso pasó sin mayores investigaciones, sepultado en la arrolladora avalancha de noticias sobre las papeleras...


Poco más de un año después, era la ciudad de Nueva Palmira la que protagonizaba un hecho extraño: La primera nevada en la historia del país. La noticia fue una vez más silenciada, en este caso con la excusa de que la nevada que al mismo tiempo tenía lugar en Buenos Aires era más interesante (y las fotos más lindas)...


Casi exactamente un año más tarde, se desató una ola de siniestros episodios relacionados con enanos de jardín fugitivos. Pero la policía local pretendió restar importancia al asunto optando por la explicación fácil: Culpar a los vándalos inadaptados de siempre...


Y como decíamos al principio, sólo recientemente nos dimos cuenta de que hay un claro patrón que une a estos sucesos, y nos propusimos que la próxima vez no dejaríamos pasar la oportunidad. Así, en el último foro de bloggers parainformativos uruguayos se convocó a interesados en el tema para formar la “Paranormal News Blogging Superstars Tag Team”.


Para variar, los bloggers serios nos mandaron a freír muñato porque estaban demasiado ocupados luchando por romper el récord Guinness de “Caracteres Amontonados Sin Un Jodido Salto De Línea Como Para Darle Un Respiro Al Lector” en los sesudos debates de la sección comentarios de Cursos para/lelos, así que la coalición investigadora quedó formada solamente por quien escribe y el reconocido admirador de Cesar "Banana" Puerreydón, æclipse µattaru.


Pero no nos dimos por vencidos ante la magra convocatoria. Ya les íbamos a enseñar a todos cuántos pares son tres botas, cuando la realidad nos diera la razón.


Nada de eso estaba pensando cuando hace un par de días un tropezón de mouse me hizo clickear en el resultado equivocado mientras buscaba fotos de “Horny Teen Palmira”, y me vine a dar de nariz con ésto ...









La amarga imagen me golpeó como un ladrillazo en el medio de la nariz de la mente. Porque era de las cosas más tristes y feas que haya visto en mi vida, pero además porque podía reconocer el sentimiento que me provocaba, como una especie de déjà vu. Yo sabía que existe un solo lugar en todo el mundo en el que un periodista puede entregar una abominación semejante como documento fotográfico y salirse con la suya: Nueva Palmira.


Sospechando que detrás de ésta aparente coincidencia había algo más, decidí echarle un ojo al artículo ...



Se hacía pasar por médico y estafaba a sus pacientes
El hombre de 68 años, que atendía a domicilio, fue procesado.
No vestía túnica y tampoco atendía en consultorio”, explicaron a LA REPUBLICA las fuentes policiales consultadas en la víspera. Por el contrario, para poner en práctica una “atención personalizada”, visitaba a los pacientes en sus domicilios y allí los revisaba sin apuro y les extendía una receta con los productos que tenían que comprar.



Un momento, ¿o sea que te atendía a domicilio y desnudo? ¡Otra que “atención personalizada”! Sólo le faltaba solucionar el detallecito de ser un inmundo viejo de 70 pirulos y ya tenía un negocio por demás interesante entre manos.



con lupas les examinaba el iris de los ojos y a partir de ahí les diagnosticaba qué enfermedad tenían y les decía qué dietas tenían que seguir al pie de la letra para empezar a mejorar”



¡El tipo diagnosticaba sólo con mirar el iris y te curaba con una dieta! Tenía que ser más brillante que House, sin dudas.



La suerte de Héctor Faustino Acosta comenzó a declinar luego de varios días de recorrer la ciudad de una punta a la otra, obteniendo una buena recaudación cuando el periodista Roberto Tatto denunció por radio que “algo raro” estaba sucediendo con un forastero que se dedicaba a la “atención médica”.



Un momento: ¿El periodista que destapó el asunto se llama Roberto Tatto? ¿“Tito Tatto”? ¿Eso no lo habían usado como chiste en Friends hace unos años?


Peor todavía: ¿El presunto estafador obtuvo una buena recaudación cuando el periodista Roberto Tatto denunció por radio que “algo raro” estaba sucediendo? ¿O sea que la denuncia no sólo no lo detuvo sino que le reportó un beneficio económico?


No, esto un puede estar bien.


Diga que el atento equipo de Montevideo Portal, siempre en la vena de robar material de donde sea para rellenar la pagineta pseudoinformativa ésa que tienen, publicó la misma nota pero ligeramente mejor redactada, gracias a lo cual entendimos que en realidad lo que pasó fue que ...



Su suerte cambió cuando un periodista denunció por radio que “algo raro” estaba pasando con un “forastero” que se dedicaba a la atención médica”











Quiz carnavalero: ¿Cuántos chistes podría sacar un letrista de cuplé promedio de ésta imagen? Mandános tu respuesta ya, y el que más se acerque se hará acreedor a dos pasaje a Nueva Palmira con alquiler de carreta y gastos de saloon pagos.
(Click para ampliar)

De esta frase podemos sacar una conclusión interesante. ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste la palabra “forastero”? Juego plata que fue viendo un western de Clint Eastwood. Esa palabra sólo existe dentro del universo de los westerns. Nadie en la vida real dice “forastero”.


Por otra parte, ya sabemos que éste pueblucho de mala muerte tiene una tendencia a atraer fenómenos sobrenaturales de tal calibre que dejan a la isla de Lost como un lugar más desabrido y carente de todo interés que la facultad de Ingeniería.


Por lo tanto, A+B, la conclusión es inevitable: Nueva Palmira es una anomalía temporal, un pueblo del lejano oeste enclavado a orillas del río Uruguay.


Eso explicaría también la incapacidad del cuerpo policial -del sheriff- para reaccionar frente a la desaparición supernatural de los enanos de jardín. Es bien sabido que para luchar contra lo supernatural uno tiene que ser agente del FBI, como Mulder. Nunca se vio a Clint Eastwood luchar contra enanos caminantes.



La policía lo detuvo, pero dentro de la propia comisaría intentó engañar a los agentes. Sacó una imagen religiosa de un maletín y se la dio al encargado de la unidad, invitándolo a rezar. Le dijo que era “un hombre de iglesia, que estaba para hacer el bien”. Y cuando el encargado le preguntó si cobraba por sus servicios, dijo “no, esto es una ayuda espiritual, nada más”.



Aparentemente mantuvo esa postura hasta que llegaron los datos de un procesamiento previo, también por usurpación del título de médico, y ahí se desmoronó y confesó todo.


Y es aquí donde está la habilidad del forastero: Al verse arrinconado por las fuerzas de la ley resolvió dejar de lado todo tipo de pretensión científica y pasó a apelar la lástima pura: “No, no señor oficial, yo soy un hombre de iglesia, yo hago el bien y nada más, gracias al poder del Flying Spaghetti Monster, con sólo revisarles el iris a las personas les digo qué es lo que tienen y les mando unos placebos fantásticos. Con el poder de la fe todos se curan”.


¿Es en serio esto? No es más que una estrategia similar a la que asume el gato con botas de Shrek. También con el fin de escaparse podría haber dicho a sus captores cosas como estas:


• “Soy un enviado del conejo de pascua. Tengo huevos de chocolate para ustedes en la camioneta que está en la vereda de enfrente. Si sólo me dejan ir a buscarlos les daré un par.”


• “Estoy haciendo una investigación para Voces Anónimas: 'La leyenda del médico chanta'. Por favor déjenme seguir con mis tareas”


• “El pitufo Enrique está detrás de ustedes ¡Huyan! ¡Huyan!”


• [Poniendo cara de fumado] “Les traigo paaaaaaaaazzzz”


• “Mmmm lo veo con destreza en sus movimientos. Soy representante de Showmatch. ¿Le interesaría bailar el año que viene en nuestro concurso? Le prometo que no le va a tocar con Flor de la V. Solo déjeme ir a buscar mi tarjeta…”


• ¡Los enanos de jardín! ¡Mire! ¡Atrás de usted, señor policía!


La noticia cierra ...



El falso médico está en la cárcel departamental de Piedra de los Indios, especialmente vigilado para evitar que saque algún beneficio diagnosticando a sus compañeros de prisión, familiares de éstos o el personal que allí trabaja.










Simulación: El peligroso médico diagnosticando a uno de los guardias de Piedra de los Indios.
(Click para ampliar)

Claro. Es que este tipo es más peligroso que Magneto, o que Hannibal Lecter. Lo deben tener en una celda toda de plástico, aislado de todo el mundo. Porque mirá si justo va a diagnosticar a uno de los guardias. Con sólo mirarle el iris lo puede hacer, no necesita su consentimiento. Y después, ya sabemos lo que pasa: Lo va a usar a su favor. Y estos tipos cuando se escapan desatan el infierno

0 bomba(s) no tirada(s):

 
Powered by Blogger