viernes, 5 de septiembre de 2008

Un estudio prueba...

Seguro que alguien les comento esta. Es del dos de septiembre, el titular dice “Vinculan infidelidad a variación de un gen - La infidelidad de los hombres es genética: un estudio realizado en Estocolmo señala como "culpable" al alelo 334, que gestiona una hormona que se reproduce naturalmente, por ejemplo, con los orgasmos.”

Ya esta. Es la excusa perfecta. Es muchísimo mejor que “Amor, estábamos probándonos ropa, justo nos quedamos desnudos y me tropecé y me caí encima de ella. ¡Te lo juro!”. El patetismo de la excusa anterior no impide que algunos la usen, así que seguro que la del alelo la van a usar muchos, aunque posiblemente tenga el mismo efecto que la otra. Más si consideramos la cantidad de estudios sin punto que salen por semana. “Universidad prueba que el 94% de los posts en los blogs no sirven para nada”. Y acá están, leyendo este. ¿Ven lo que digo?

Si leemos la noticia en realidad lo que queda claro es que los hombres con este alelo “han tenido en su vida más crisis de pareja y sus esposas afirmaron que están más insatisfechas”. No es para tanto. Se ve que hay que impactar con los titulares.

Pero de cualquier modo las suspicacias surgen. ¿Quién hizo el estudio? Unos suecos. Nórdicos. Fiesteros. Un grupo de hombres con ganas de salir a piratear con una buena excusa. “Che Sven Goran Eriksson, acá conseguí unas trolas que no sabés lo que son. Hacen el helicóptero y todo. ¿Cómo hacemos para escaparnos?” “Fácil, Dolph Lundgren. Dado que tu tienes un PhD en Biología Molecular, digamos que hicimos un estudio que PRUEBA que los hombres son infieles de forma inequívoca y ¡ya esta! Tenemos carta blanca para hacer todos los destrozos que queramos”

Pero cual Pandora, Sven y Dolph no tienen idea del peligro que acaban de desatar sobre todos nosotros. ¿Qué impide que otros utilicen supuestos “estudios serios”? Absolutamente nada. Prepárense para oír cosas como estas:

  • Vinculan deseo de comprar ropa en mujeres a variación de gen. – El deseo de tener mucha ropa distinta es genética: un estudio señala como culpable a un gen que gestiona una hormona que es segregada naturalmente cada vez que una mujer se pone una prenda de ropa nueva.
  • Vinculan deseo de tener costumbres asquerosas en hombres a variación de gen. – Las costumbres asquerosas de algunos hombres son genéticas: un estudio señala como culpable a un gen que haría que algunos hombres no tengan ningún problema en expeler gases o rascarse partes en público.
  • Vinculan deseo de mirar fútbol en hombres a variación de gen. – El deseo de ver fútbol en el hombre es genética: un estudio señala como culpable a un gen que le recuerda al hombre los campos verdes que recorría en la época de las cavernas y le produce un deseo irrefrenable de fijar la vista en la cancha.
  • Vinculan deseo de estar horas aprontándose para salir en mujeres a variación de gen – Las demoras excesivas mirándose al espejo, secándose el pelo y realizando otra serie de dudosa utilidad son genéticas. La culpa es de un gen que le provocaría una profunda inseguridad a la mujer.
  • Vinculan deseo de fumar a variación de gen – Para algunas personas fumar sería un deseo irrefrenable e imposible de contener. Culpa de los genes. A ver que haces con esto, Tabaré. Si sacas una ley en contra de esta gente, con problemas genéticos, pobrecita, la estas discriminando. Manejate.

2 bomba(s) no tirada(s):

æclipse µattaru dijo...

"Un estudio prueba" es uno de mis incisos malinformativos favoritos, seguido de cerca por "Opinan los expertos".


Me acuerdo de la primera vez que empecé a cuestionarlos, hace lo que parece millones de años: Estaba mirando un programa en el Discovery sobre reproductores de mp3 o pocket pcs o alguna huevada por el estilo, pero por aquellos tiempos eran toda una novedad. El caso es que el locutor dijo tantas burradas en el lapso de 7 minutos que me empezaron a sangrar las orejas. Entonces se me ocurrió que yo me daba cuenta de que el loco estaba tirando fruta como un degenerado porque conocía del tema, pero había un montón de gente que al otro día iba a repetir todas esas burradas porque "lo dijeron en el canal de los documentales". A partir de ahí me pregunté ¿qué tan confiables serán los programas que hablan sobre temas que yo no entiendo? ¿Habrá en algún lado del mundo un tipo al que le sangran las orejas escuchando un programa del cual yo, en mi ignorancia, creo estar aprendiendo? =0

Por eso ahora ya no le creo nada a nadie. Y sólo miro Utilísima.

Marujita dijo...

como se nota que ninguno tiene un PhD

 
Powered by Blogger